Hoy quiero hablaros de un tema que todos, en mayor o menor medida, nos preocupa y ocupa: la alimentación en diabetes y el control de peso.

Cada vez más, somos bombardeados con infinidad de mensajes, anuncios, etc., que nos animan a comer o beber determinados productos y que, además, publicitan con una calidad contrastada y con propiedades que los hacen realmente tentadores y que, incluso, pueden parecer beneficiosos para la salud, pero, en este punto, debemos ser cautelosos y fijarnos bien en lo que realmente vamos a consumir. Uno de los grandes problemas que tenemos las personas de a pie es el de interpretar adecuadamente las etiquetas de estos alimentos, ya que a veces los términos o el tamaño de los textos nos ponen muy difícil saber cuál es la mejor decisión a tomar.

En España, uno de cada cuatro niños tiene sobrepeso y en adultos, uno de cada dos. Es evidente que algo estamos haciendo mal y no estamos sabiendo trasmitir la importancia de los buenos hábitos alimenticios. Necesitamos educar a nuestros hijos, tanto en casa como en los colegios, sobre la buena alimentación y explicar la importancia de saber cuáles son los productos más adecuados para fomentar la dieta mediterránea; es necesario que poco a poco vayan conociendo e interiorizando sus grandes bondades.

Ahora, con la llegada del buen tiempo, muchos son los que se ponen a régimen para intentar bajar algún kilo que otro kilo, pero esa no es la solución; no olvidemos que la mejor dieta es la cuidarse todo el año. La práctica de ejercicio, el acudir a tu médico y seguir sus recomendaciones nos ayudarán, no solo a bajar algo de peso, sino a comer mejor y a tener mejor salud, evitando futuras complicaciones que la obesidad nos puede traer.