La prediabetes es silenciosa ya que no genera síntomas externos. Una prediabetes sin control puede convertirse en una diabetes tipo 2 irreversible. La buena noticia es que la prediabetes puede ser reversible con una alimentación saludable y con la práctica de ejercicio físico moderado.

Casi la tercera parte de las personas con diabetes tipo 2 desconoce que tiene la patología. Muchas descubren que tienen diabetes cuando se enfrentan a problemas como la visión borrosa o problemas del corazón. La diabetes tipo 2 lleva generalmente asociado un periodo de prediabetes en el que los niveles de azúcar en sangre son elevados, pero no lo suficiente para el diagnóstico firme de la diabetes tipo 2.

Vivimos en un ambiente obesogénico en el que se hace muy difícil evitar alimentos con alto contenido de azúcar. Este hecho unido a la alta incidencia de la diabetes tipo 2 en el mundo, son argumentos de peso para conocer nuestros índices de glucosa en sangre y darnos la oportunidad de actuar en caso de que sea necesario tomar medidas preventivas. Más aún si estamos en riesgo de desarrollar esta patología.



Medir tus niveles de glucosa en sangre es vital para prevenir la diabetes tipo 2, especialmente si tienes predisposición genética a desarrollarla o si tienes prediabetes.



La mayoría de las personas desconocen que tienen prediabetes hasta que es demasiado tarde. Se estima que entre un 20% y un 25% de la población adulta podría tener prediabetes en países desarrollados y no lo saben. 

Cuanto más tiempo esté sin diagnosticar ni tratar, mayor será la probabilidad de que se convierta irremediablemente en una diabetes tipo 2.



 ¿Cómo prevenir la prediabetes y la diabetes tipo 2?

Tener prediabetes y tener detectado un riesgo genético elevado de padecer diabetes tipo 2 hace que debamos extremar las precauciones para frenar la evolución a diabetes tipo 2.

En la prevención es importante:
-  Mantener un peso saludable
-  Practicar una actividad física moderada
-  Llevar una alimentación saludable
-  Medir tus niveles de glucosa (prueba de la hemoglobina glucosilada)


La combinación de actividad física moderada - como caminar 30 minutos diariamente – con una alimentación saludable baja en azúcares y grasas, son pautas básicas y muy eficaces para prevenir la diabetes tipo 2. Para ayudarte y motivarte en tu cambio de hábitos, te recomendamos apoyarte en la app DIABETESprevent, que puedes descargar en este enlace.