Si buscas una actividad cómoda para mantenerte en forma y cuidar tu salud, esa es caminar. Entre sus múltiples beneficios destaca que ayuda a vigilar el peso y mejora los niveles de glucosa en sangre, fundamental para prevenir la obesidad y la diabetes tipo 2. Si aún no te hemos convencido, te damos los argumentos que te animarán a calzarte las zapatillas y empezar con una rutina de ejercicio saludable.

Como hemos mencionado en otras ocasiones, la actividad física es, junto a la alimentación saludable, una de las claves para prevenir la obesidad y la diabetes tipo 2. Pero a la hora comenzar a practicar ejercicio, nos cuesta encontrar la manera de ponernos en marcha con una rutina saludable.

Puedes mantenerte activo de muchas maneras, pero caminar es una de las más sencillas y cómodas. Si tienes dudas entre caminar o correr y eres principiante, sin duda comienza caminando, es si cabe más beneficioso que correr.


Según un estudio realizado a participantes de entre 18 y 80 años, durante un periodo de 6 años, los que caminaban experimentaron mayores beneficios en la salud. (Walking vs running for hipertension, colesterol & diabetes risk reduction).

Además, con cualquiera de las dos actividades, el riesgo de diabetes tipo 2 se redujo en un 12%. Por lo que dejemos las excusas de lado y comencemos a invertir en nuestra salud futura. Caminar es la opción más accesible: es un ejercicio seguro, fácil de practicar y sobre todo, de bajo o apenas coste.

 Beneficios de caminar para la salud

Caminar no requiere habilidades ni equipamiento especiales, es una actividad muy sencilla, que nos aporta muchos beneficios, entre los que destacan:

  • Mejora los niveles de azúcar en la sangre
  • Reduce el riesgo de diabetes tipo 2
  • Ayuda a mantener el peso corporal
  • Mejora la presión sanguínea
  • Reduce el riesgo de enfermedad coronaria
  • Mejora el perfil lipídico sanguíneo
  • Reduce el riesgo de obesidad 
  • Mejora el estado de ánimo y el bienestar mental
  • Reduce el riesgo de osteoporosis
  • Mejora el sueño
  • Favorece la salud de las articulaciones


Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), se recomienda que “los adultos de 18 a 64 años dediquen como mínimo 150 minutos semanales de ejercicio”.

Puedes comenzar con paseos cortos e ir añadiendo breves sesiones de 10 minutos durante la semana, hasta conseguir tu meta de 150 minutos.

Algunos consejos para comenzar a caminar cómodamente y sin lesiones:

  • Equípate bien (muy importante, usa calzado cómodo)
  • Cuida tu postura
  • Respira bien (si no puedes hablar o mantener tu respiración mientras caminas, reduce el ritmo)
  • Estírate al final del paseo
  • Lleva un registro de tu actividad (puedes utilizar  herramientas digitales)

Anímate. Busca el momento y, por tu salud, sal a caminar.

Tú puedes prevenir la obesidad y la diabetes tipo 2.