1/27/2017

Esta semana leía un artículo sobre las necesidades económicas que tendrá la sanidad española para los próximos 10 años y hablaban de cerca de 50.000 millones de euros. Después de leer esta información y la cifra, me pregunto si esta es la razón por la que muchas administraciones elaboran unos concursos para adjudicar material sanitario a un determinado proveedor donde el precio puntúa el 50% o 70% dejando la calidad en un escueto 30%.

Es muy triste que no se tenga en cuenta el daño que causan a los pacientes determinadas decisiones en la adjudicación de dicho material. La administración debería tener muy presente, entre las razones principales de puntuación de estos concursos, el impacto en la salud del paciente, ya que esto influye directamente en el bienestar de las personas, y un buen material puede ayudar a prevenir futuras complicaciones.

Año tras año explicamos a los responsables de las distintas administraciones que este modelo es insostenible y pedimos, por ello, un Pacto de Estado en Sanidad. El cambio del modelo actual hacia uno que mire a la cronicidad, un  cambio de visión hacia los pacientes en el que todas las decisiones se fundamenten en el bienestar del paciente que, a la larga, además supondrá un ahorro muy importante a las arcas del Estado.
A veces me preguntan por los avances en diabetes, las nuevas tecnologías, etc., y respondo que el mayor avance o revolución de la historia será conseguir empoderar al  paciente y que este se convierta en el eje de actuación del modelo sanitario, la gestión, los concursos, etc. Con una buena formación, atención y medios adecuados para el paciente reduciríamos drásticamente las complicaciones de las patologías crónicas, el gasto sanitario y conseguiríamos una población más satisfecha con su salud y con su Sanidad.  

Publicado el viernes, enero 27, 2017 por Federación Española de Diabetes (FEDE)

Sin comentarios

1/20/2017

¿Fruta entera o zumo? Quizás te hayas planteado alguna vez esta pregunta, que no fruta sí o fruta no, porque aquí la respuesta es clara, fruta sí. La OMS recomienda el consumo de un mínimo de 400 g diarios de frutas y verduras con el fin de prevenir enfermedades crónicas tales como las cardiopatías, el cáncer, la diabetes tipo 2 o la obesidad.

La fruta se compone de agua, fibra y vitaminas, además de fructosa (azúcares naturales). Tomando la fruta entera aprovecharemos todos sus nutrientes y la fibra, que por su lenta absorción, contribuye a la sensación de saciedad y lo que es más importante, retrasa la absorción de la glucosa (reduciendo el pico glucémico que se produce después de las comidas).

En cuanto a los zumos, en un vaso de zumo concentramos la fructosa de 2 o 3 piezas de fruta, duplicando o triplicando la cantidad de glucosa en una sola bebida, que tomamos en pocos minutos. De esta manera ingerimos rápidamente más calorías que tomando una pieza de fruta entera, que además tomamos más lentamente y masticamos, quitándonos la sensación de hambre.
Conociendo los beneficios que nos aporta la fruta entera, puestos a elegir, prioricemos comer una fruta entera a tomar un zumo.

En cualquier caso, como argumenta el nutricionista Juan Revenga en el artículo la fruta en una dieta saludable, las frutas aportan azúcares, eso es indudable, pero no solo aportan azúcares y los beneficios de su consumo para la salud son numerosos por lo que deben formar parte de una alimentación saludable. Según la OMS: “El consumo de frutas y verduras variadas garantiza un consumo suficiente de la mayoría de los micronutrientes, de fibra dietética y de una serie de sustancias no nutrientes esenciales y puede ayudar a desplazar los alimentos ricos en grasas saturadas, azúcares o sal”.

El consumo de frutas y verduras es de especial importancia en la prevención del sobrepeso y la obesidad en niños y niñas grandes afectados por el cambio de hábitos y en los que la incidencia del sobrepeso y obesidad son extremadamente elevados debido principalmente al sedentarismo y el consumo de alimentos no saludables (bebidas azucaradas y alimentos procesados) productos que favorecen el desarrollo de ladiabetes tipo 2.



Publicado el viernes, enero 20, 2017 por Federación Española de Diabetes (FEDE)

Sin comentarios

1/13/2017

Acaba de arrancar el año y ya estoy metido en plena faena con grandes proyectos. Hoy tenía pensado escribir sobre otras cuestiones, pero la actualidad manda, y quiero hablaros de la discriminación laboral en el sector público que, aunque parezca mentira, a día de hoy, siguen sufriendo las personas con diabetes, por la vigencia de cuadros médicos de exclusión anacrónicos y desfasados con respecto a los avances científico – médicos que en los últimos años ha habido en esta patología.

El mes pasado, la Federación Española de Diabetes (FEDE) tuvo la oportunidad de reunirse con la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, y presentar una queja formal, ante esta institución, para denunciar la discriminación que las personas con diabetes sufren a la hora de acceder a determinados puestos de trabajo ofertados por la Administración Pública. Desde FEDE, estamos canalizando esta acción mediante nuestra Campaña de Adhesión a la Petición de FEDE al Defensordel Pueblo, Contra la Discriminación Laboral de las Personas con Diabetes paraAcceder al Empleo Público, cuyo principal objetivo es conseguir el máximo respaldo social para que nuestro mensaje llegue con rotundidad a los poderes públicos, quienes tendrán la obligación de contestar y actuar.

Aparte de por lo que se consiga con esta acción, otro de los grandes valores de esta iniciativa ha sido que FEDE ha conseguido el respaldo de varias Sociedades Científicas: la Sociedad Española de Diabetes (SED) y la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), mediante sendos posicionamientos en los que respaldan este desfase de los cuadros médicos de exclusión, vigentes en varios empleos de la Administración Pública.

La voluntad y la determinación de FEDE es que este tema cambie YA, y no vamos a dejar de trabajar hasta conseguirlo. Por supuesto espero y quiero contar con el apoyo de todo el colectivo de personas con diabetes, de todas las asociaciones, familiares y sociedad en general, para que, ahora sí y de una vez por todas, esta injusticia se erradique para siempre.

Termino como empecé; diciendo que arrancamos el año y ya estamos inmersos en decenas de proyectos e iniciativas que, en los próximos post, os iré detallando. Sobre todos ellos, además, aprovecho para, por favor, solicitar vuestro feedback y comentarios porque sólo así, sabremos vuestra opinión al respecto, así como sobre aquellas otras acciones que os gustaría se impulsasen desde FEDE.

Publicado el viernes, enero 13, 2017 por Federación Española de Diabetes (FEDE)

Sin comentarios

1/09/2017

Como ya sabemos la diabetes tipo 2 es una patología multifactorial; en ella influyen varios factores de riesgo. Algunos son modificables, los llamados factores ambientales como la alimentación continuada con exceso de carbohidratos o grasas saturadas, la falta de actividad física, la carencia de sueño, el stress…
También influyen y mucho, la concurrencia de factores no modificables; nuestra edad, la etnia a la que pertenecemos o el historial familiar en diabetes tipo 2. Estos últimos hacen referencia a la predisposición genética. Este riesgo genético es el mismo para toda la vida. No varia desde nuestro nacimiento y nos predispone a que los factores ambientales puedan afectarnos en mayor medida.

El ADN, nuestra motivación

El genoma de cada persona es más de un 99% idéntico al de cualquier otra persona, en cualquier parte del mundo. Las diferencias que representan menos del 1% de nuestro genoma se deben a variantes genéticas naturales.
Es como si todos fuéramos “coches”. Unos seríamos utilitarios, otros todoterreno de grandes ruedas, otros furgonetas con mucha carga…
Todos nacemos diseñados para recorrer miles de kilómetros.
Cada unos tenemos un motor diferente. Solo descubrimos las características de nuestra mecánica si levantamos la tapa del motor. De nosotros puede depender cómo y por dónde transitamos. Por qué carretera circulamos; si elegimos una pista llena de baches, o trayectos urbanos con mucho consumo o por el contrario carreteras generales a una cómoda velocidad constante.
De nosotros y de nuestro entorno depende la vida de nuestro motor, el esfuerzo al que exponemos a nuestro vehículo, los cuidados a los que sometemos, el tipo y calidad del combustible que añadimos…

Primera salida: prevención

De nosotros también depende conocer la predisposición genética para descubrir a tiempo si debemos cambiar de carretera y así prevenir la diabetes tipo 2.
Ya es posible conocer la predisposición de los miembros jóvenes de nuestra familia si creemos que hay posibilidad que desarrollen la patología y ayudarles a tomar cuanto antes la primera “salida” incorporarando hábitos saludables; transitar por una carretera que nos ayude a prevenir la diabetes tipo 2 entre otros muchos beneficios.

Cada una de nuestros millones de celúlas tienen inscrito en su núcleo un “manual de instrucciones”. Es el adn. Este “libro” recoge cómo se desarrollarán y cual es la función de cada célula de nuestro cuerpo. Cada gen podría ser cada una de las “palabras” de ese manual de instrucciones. Con una prueba de genotipado pueden conocerse esas  “palabras” y ver qué “letras” (variantes genéticas) las componen.
DIABETESprevent de Patia es una prueba de genotipado con la que se pueden descubrir las variantes genéticas que están asociadas en la diabetes tipo 2. Estas variantes se han obtenido en los mayores estudios genómicos realizados hasta la fecha por el Broad Institute (MIT & Harvard, Massachussets).
Conocer cada una de las variaciones en los genes que influyen en la diabetes tipo 2 nos ofrece una información muy útil para saber cómo actuar.
Una simple muestra del adn de tu boca, obtenida de forma cómoda y sin dolor, puede ayudar mucho para prevenir la diabetes tipo 2 porque el riesgo genético es el mismo para toda la vida.




Publicado el lunes, enero 09, 2017 por Federación Española de Diabetes (FEDE)

Sin comentarios