5/18/2018

Hace unos meses pude debatir sobre diabetes con una famosa y reconocida endocrinóloga, y recuerdo que coincidimos en que el control de la diabetes se apoya en tres pilares fundamentales: medicación, alimentación y ejercicio físico. No obstante, después de estar un buen rato hablando, llegamos a la conclusión de que hace falta considerar un cuarto pilar del tratamiento: LA EDUCACIÓN.

Si los pacientes no tienen una buena educación diabetológica es muy complicado que puedan llevar un seguimiento adecuado de su patología. Da igual si se están tratando con las mejores insulinas o si llevan una  alimentación saludable. Todos los pasos que se dan para lograr cumplir con los objetivos terapéuticos y para controlar las complicaciones de la diabetes implican tomar una gran cantidad de decisiones a lo largo del día; y es evidente que, si los pacientes no tienen una formación adecuada, se corre el riesgo de no tomar las decisiones correctas, lo que puede tener un impacto negativo sobre la salud.

Cuando llegué a la Presidencia de la Federación Española de Diabetes (FEDE), el primer mandato que recibí de todas las federaciones autonómicas fue el de lograr el reconocimiento, como una especialidad en sí, del Enfermero Educador en diabetes. Sobre este punto, las administraciones sanitarias no han reaccionado como se esperaba y, en la actualidad, la única vía de reconocimiento para estas profesionales es una acreditación formativa, aunque sabemos que se merecen mucho más.

Por eso, no nos hemos rendido, y desde FEDE estamos liderando un equipo de trabajo, con gran parte de las organizaciones implicadas en el ámbito de la Enfermería y la diabetes, para definir con detalle el perfil del Enfermero Educador, que esperamos sea considerado y reconocido pronto por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (MSSSI).  Una vez logrado esto, el siguiente objetivo será conseguir que todos los hospitales y centros de Atención Primaria cuenten con plazas para enfermeros de esta especialidad.

El papel y el trabajo que en España realiza este colectivo es, posiblemente, uno de los más importantes y que más directamente está implicado en la calidad de vida de las personas con diabetes. Por esta razón, quiero aprovechar la celebración reciente del Día Internacional de la Enfermería (12 de mayo) para poner en valor su trabajo y darles mi agradecimiento más sincero.

Publicado el viernes, mayo 18, 2018 por Federación Española de Diabetes (FEDE)

Sin comentarios

5/11/2018




El sobrepeso es un importante factor de riesgo para la diabetes tipo 2. Un aumento de grasa general, y más concretamente de los depósitos de grasa visceral y ectópica (grasa abdominal) está específicamente asociado con la resistencia a la insulina. Este exceso de grasa provoca un aumento de los niveles de glucosa en sangre que caracteriza la diabetes tipo 2. 

El sobrepeso y la obesidad son importantes factores de riesgo para la diabetes tipo 2 – junto a la edad, la predisposición genética y el sedentarismo. La evolución de obesidad a diabetes tipo 2 se debe a un fallo progresivo de la producción de la insulina que coincide con un progresivo aumento de la resistencia a la insulina, lo que provoca un aumento de los niveles de glucosa en sangre.

Cuando una persona tiene sobrepeso u obesidad su cuerpo necesita producir más insulina para llevar la glucosa a las células que forman su tejido adiposo y el páncreas tiene que producir más insulina para mantener la glucosa en sangre dentro de los niveles normales. Este sobreesfuerzo provoca fatiga en el páncreas y la consiguiente reducción de capacidad de producción de insulina.
El exceso de peso puede producir una resistencia a la insulina, las células reducen la sensibilidad, no responden a la insulina y la glucosa no puede entrar en ellas. Un aumento de grasa general, y más concretamente de los depósitos de grasa visceral y ectópica (grasa abdominal) está específicamente asociado con esta resistencia a la insulina.
Las personas con sobrepeso pueden convivir durante años con niveles elevados de glucosa y , si no es detectada a tiempo, el silencioso avance de la diabetes tipo 2 puede dañar diversas estructuras del organismo. Entre las complicaciones más frecuentes de la diabetes tipo 2 están la hipertensión arterial, la enfermedad renal y las enfermedades cardiovasculares (las personas con diabetes tienen un riesgo más alto detener un derrame o ataque al corazón, principales causas de muerte en personas con esta patología).



Prevenir la aparición temprana de la diabetes tipo 2

Reducir el sobrepeso y reducir la grasa localizada en la zona abdominal es vital para reducir la probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2, especialmente en personas con predisposición genética a su desarrollo, para ello se recomienda:

     Aumentar la actividad física. Los expertos recomiendan la práctica de ejercicio de intensidad moderada como caminar, bailar, andar en bici… durante 150 minutos a la semana. (30 minutos/5 días por semana).
     Seguir una alimentación saludable: preferencia de frutas y verduras, evitando productos ricos en azúcar y grasas saturadas: bebidas azucaradas, alimentos procesados y alcohol.
     Controlar el peso y reducir la grasa localizada en la zona abdominal.
     Beber agua.
     Mantener una buena calidad del sueño.
     Evitar el estrés.
     Apoyarnos en herramientas digitales de prevención

Publicado el viernes, mayo 11, 2018 por Federación Española de Diabetes (FEDE)

Sin comentarios

5/04/2018



En esta ocasión me dirijo a vosotros en relación a la concentración que llevamos a cabo el pasado 24 de abril, frente al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, en Madrid, bajo el lema #SOSDiabetes.

Tal vez os preguntaréis por qué decidió la Federación Española de Diabetes (FEDE) organizar ese día esta concentración y qué era lo que se reivindicaba en ella. Respondiendo a la primera pregunta, el principal motivo fue que, precisamente el 24 de abril, se reunían los todos los consejeros de Sanidad de nuestras Comunidades Autónomas, además de la ministra de Sanidad, Dolors Monserrat, en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS). Y nos pareció una ocasión perfecta para que todos ellos escucharan las quejas que los pacientes con diabetes tenemos.

Los datos nos dan la razón porque, según la Federación Internacional de Diabetes (IDF, según sus siglas en inglés), en España mueren 25.000 personas de diabetes al año. Si echamos  cuentas, eso equivale a 70 fallecimientos al día por esta enfermedad, una cifra espeluznante. Además, según el último dato facilitado por CIBERDEM, tenemos más de 1.100 nuevos diagnósticos de diabetes tipo 2 al día, lo que significa casi 400.000 personas al año. Y, por último, un dato algo más conocido: en España hay casi  6 millones de pacientes con diabetes.

Pero a pesar de estas cifras, y con esto comienzo a dar respuesta a la segunda cuestión, llevamos desde el año 2012 sin que se reúna el comité técnico de la Estrategia en Diabetes del SNS y, por consiguiente, sin un plan de trabajo concreto que ataje el sufrimiento o mejore la calidad de vida de los pacientes. Pedimos que este comité se convoque y comience a trabajar, y para ello, además, desde FEDE hemos solicitado, en 1 año, más de 20 peticiones de reunión con la ministra de Sanidad.  A pesar de esto, hasta la fecha, seguimos sin recibir respuesta.

Nuestra segunda petición es recordar ante los poderes públicos que nuestro colectivo sigue sufriendo discriminación laboral a la hora de acceder a la Oferta de Empleo Público, a pesar de contar con el apoyo y los avales por escrito de numerosas Sociedades Científicas, que acreditan avances médicos y científicos en el campo de la diabetes. También contamos con el apoyo de todos los grupos políticos; sin ir más lejos, la última iniciativa del Grupo Popular del Senado sobre este tema se aprobó por unanimidad. Pero seguimos igual, y todo por unos cuadros médicos de exclusión de hace 30 años que, por dejadez, no han sido actualizados.

Por último, y esta fue nuestra tercera demanda, creemos que hay que poner el foco sobre las nuevas tecnologías para el control de la diabetes, porque, a pesar de que facilitan el control de la patología, no están incluidas en la Cartera Básica de Servicios Sanitarios, aunque sí en algunas Comunidades Autónomas de forma aislada, los sistemas de monitorización continua de glucosa y los sistemas flash. Somos, junto con Grecia, el único país de Europa que no financia estos sistemas.

Resumiendo, amigos, desde la Federación Española de Diabetes creemos que tenemos razones de sobra para denunciar el abandono que sufrimos por parte de las administraciones sanitarias y, por eso, con el mandato de todos los presidentes de las federaciones, hemos decidido iniciar la campaña #SOSDiabetes y movilizarnos hasta conseguir que esto se resuelva.

Gracias a tod@s por vuestro apoyo y ánimo. Espero que, con el trabajo de todos, podamos conseguir que se respeten nuestros derechos como pacientes y como ciudadanos.



Publicado el viernes, mayo 04, 2018 por Federación Española de Diabetes (FEDE)

Sin comentarios